La Bodega, Selección Enero 2011

el club

Alejandro Fernández El Vínculo

Av. Juan Carlos I, s/n. 13610 Campo de Criptana (Ciudad Real)

Selección Club, Enero 2011 »

Alejandro Fernández, el creador de Pesquera, es un personaje clave del vino español. Fue gran inspirador de la Ribera del Duero tal y como hoy la conocemos, con su expresión de raza y potencia. Pero también ha sido el mejor embajador de las virtudes de la tempranillo dentro y fuera de España y, de hecho, ha construido su vida y sus proyectos vinícolas en torno a esta gran uva tinta de calidad española.

Fuera de su feudo de Ribera del Duero, donde cuenta con las bodegas Pesquera y Condado de Haza, se asentó primero en Zamora (Dehesa La Granja) y algo después en La Mancha, en ambos casos para trabajar con esta variedad que tan bien conoce. Cronológicamente, el proyecto de El Vínculo, en Campo de Criptana (Ciudad Real), es el último que ha emprendido y se inició con la añada 1999. Pero su pasión por esta tierra viene de mucho más atrás. De la época en la que aún no se dedicaba al vino y, por motivos de trabajo, atravesaba con frecuencia el paisaje manchego dejándose embelesar con sus verdes viñedos y pensando que algún día le gustaría hacer vino en esas tierras.

Las condiciones a su entender eran idóneas: la altitud de 800 metros que da la meseta, como en su otra Castilla, y los suelos arcilloso y con piedra perfectos para el cultivo de la tempranillo. Sólo faltaba ya identificar viejos viñedos de calidad trabajando mano a mano con los mejores viticultores locales. El Vínculo, con sus connotaciones de lazos familiares, es un homenaje al nombre de la bodega y los calados subterráneos que tenía el padre en Alejandro en Pesquera. Desde el principio el objetivo de esta aventura manchega ha sido el de elaborar cantidades limitadas de tintos de alta calidad y, de hecho, la producción se mueve en el entorno de las 200.000 botellas.

La filosofía de trabajo es similar a la del resto de sus bodegas del grupo Pesquera, siempre poniendo el énfasis en vendimiar cuando el grano de uva está terso y conserva al máximo sus atributos y la acidez suficiente para alumbrar vinos de guarda. En el fondo está el firme convencimiento de las grandes posibilidades de la zona: “Creo –asegura Fernández– que en La Mancha se pueden hacer grandes vinos, como yo mismo estoy demostrando; y creo que ya es hora de que la gente empiece a disfrutar de ellos y a saborearlos”.

Siguiendo un patrón clásico, la bodega, que acaba de lanzar un original blanco criado en barrica y que consigue nuevas cotas de calidad para la abundante uva blanca local, la airén, elabora tintos de crianza, reserva y gran reserva con el objetivo de elevar notablemente los estándares de estos indicativos en la región. Si el gran reserva es un vino de pago procedente del paraje La Golosa que sólo se elabora en las mejores añadas y el crianza es el tinto de mayor disponibilidad de bodega, el reserva se perfila como una opción especialmente destacada, de limitada producción y notable complejidad. Es un tinto que combina la personalidad de la tempranillo manchega con el estilo personal de Alejandro Fernández de hacer tintos potentes y con capacidad de envejecer y evolucionar en la botella.

Galería de fotos

Galería de fotos

Cómo llegar

Vdeos de la Seleccin

Vídeos

La visita a la Bodega

La cata

La ficha del vino

Vínculo Reserva 2006
Alejairén 2008

D.O. La Mancha

11, 95 €

PVP medio botella

Caja de 6 botellas: 71,70 €